La NASA confirma que hay agua en Mercurio

El planeta más cercano al Sol no parece el más indicado para que haya presencia de agua en él, y mucho menos en forma de hielo, pero recordemos que tiene zonas que permanecen a resguardo del abrasador calor del astro rey. Basándose en datos provenientes de la sonda Messenger la NASA acaba de confirmar que existe agua en Mercurio. Nuevas evidencias de presencia de agua helada en los polos de Mercurio, esa es la conclusión a la que se ha llegado desde tres vías distintas de investigación. Gracias a que el eje de rotación del planeta tiene una oscilación de apenas un grado existen zonas (fondos de cráteres, grietas en la corteza...) a las que nunca llega la luz del Sol y por tanto pueden almacenar diversas sustancias en forma de hielo. Mediante la señal que envían reflejada estos materiales al llegar ondas de radio (por ejemplo, enviadas desde el famoso radiotelescopio de Arecibo) se puede determinar la composición de dicho material aunque han sido determinantes los resultados de analizar la información remitida por la sonsa Messenger, que llegó allí el pasado año y ha revolucionado el concepto que se tenía de dicho planeta. Ahora se puede confirmar la presencia de grandes depósitos de hielo con base acuosa en los polos de Mercurio, protegido por capas más superficiales de hidrógeno congelado. Tras más de 20 años en los que, como indica la nota de prensa de la NASA, el jurado ha estado deliberando, ahora la decisión es unánime entre todos los miembros que lo componen.

La araña que vino del espacio

Se llama Nefertiti pero no ha reinado en Egipto sino que más bien ha extendido su telaraña en el espacio. Y lo de la telaraña no es algo metafórico sino que realmente estamos hablando de una araña que ha viajado al espacio y tras 100 días de excursión fuera de nuestro planeta ha regresado a la Tierra para convertirse en una de las más espectaculares atracciones de la muestra sobre arácnidos que tiene lugar actualmente en el neoyorquino Museo Nacional de Historia Natural. A bordo de la ISS ha permanecido durante algo más de tres meses esta araña, de nombre Nefertiti, sometida a observación y siendo protagonista de diversos experimentos para comprobar cómo afecta la ingravidez a los arácnidos, y no parece haber sufrido secuelas porque hábil y pizpireta se muestra cuando se trata de capturar una presa de la que alimentarse.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | LunarPages Coupon Code